Las clínicas dentales y nuestra salud

Las clínicas dentales y nuestra salud

Todos sabemos que en la actualidad tener una bonita sonrisa es una inmejorable carta de presentación, no solo en lo personal, también en el mundo profesional. Hablamos de que la sonrisa es un elemento comunicativo no verbal de primer orden, además de evidenciar que nos encontramos en un buen estado de salud, ayudar a que aumente nuestra autoestima.

El poder sonreír sin complejo alguno hace que aumente la seguridad en nosotros y afecta a la totalidad de ámbitos de nuestra vida, algo con lo que también están de acuerdo los especialistas de Gabel Dental, puesto que lo ven cada día con sus pacientes, los cuales se benefician de los avances que llegan constantemente a este terreno.

Todas estas ventajas explican que se esté viviendo un auténtico boom en cuanto a los tratamientos de estética dental.

Un sector que está siempre innovando

Como decimos, los avances tecnológicos y nuevas técnicas que se han sumado han pasado a ser unos centros de especialidades odontológicas. Actualmente es posible encontrar muchos servicios, donde podemos destacar algunos como la ortodoncia, la implantología, cirugía oral, prótesis, etc.

Para que estos servicios se puedan realizar es necesario que la clínica de que se trate tenga una serie de profesionales debidamente formados y que puedan solucionar muchos problemas, todo ello con una ventaja importante, pues tener el mismo profesional y equipo que sabe de “pe a pa” todo nuestro historial y como hemos ido evolucionando, pudiendo establecer una serie de protocolos de la forma más personalizada.

Eso sí, hay que ser conscientes de que la totalidad de expertos nos alertan de que en un campo como es el de la odontología y en la estética dental, siempre hay que tener dudas sobre los profesionales que para hacer sus tratamientos optan siempre por quitar bastantes piezas, algunas sanas, lo que va en contra de que “un diente sano jamás se debe tocar”.

La existencia de publicidad engañosa

Existe la publicidad engañosa y no hay que olvidarlo. El Consejo General de Dentistas de España y el de Médicos han denunciado en infinidad de ocasiones la gran cantidad de falsas expectativas que se crean a los pacientes, en muchas ocasiones saltándose el código dentológico.

Aunque tener una buena sonrisa no es algo que sea de antes de ayer, sí que es cierto que los medios de comunicación y las redes sociales han presionado y de qué manera para que la sociedad de una forma y otra se sume a este canon de belleza.

Ha ayudado también la aparición de nuevas enfermedades, como la dismorfia dental, que es un trastorno de carácter obsesivo, poco común, que es el que llega a provocar en los pacientes obsesiones casi irracionales con la apariencia de la boca.

Hablamos de pacientes que en muchos casos incluso sienten angustia ante los defectos que tienen en sus encías y dientes. Lo tienen que sufrir las personas que son muy sensibles a lo que se piense de su imagen.

Todo esto termina desembocando en una serie de tratamientos innecesarios que se mueven por la idea de que de no solucionar estos defectos las demás personas les tratarán de forma rara.

No hablamos de algo sencillo, por lo que no son pocas las ocasiones en que ello puede terminar con problemas de ansiedad.

Ocurre que en ocasiones las personas no se sienten del todo satisfechas después de someterse a algunos tratamientos, lo que hace que empiecen uno tras otro.

El sometimiento a tratamientos dentales sin que se padezca una enfermedad, es bastante nocivo para la salud bucal, pudiendo provocar hasta problemas que antes no había.

Hay patologías como la blanrexia, donde se produce una obsesión por contar con los dientes blancos, lo que hace que las personas no paren de someterse a tratamientos para que sus dientes pasen a estar blancos. Si se abusa de esto, puede aparecer la sensibilidad excesiva en los dientes y el desgaste de los mismos.

No olvidemos nunca que el odontólogo es un profesional que se encarga del cuidado de nuestra boca y que al final es él el que debe darnos consejo sobre los tratamientos que pueden ayudarnos a mejorar la salud bucal.

El caso es que la estética dental es una fuente importante de ingresos en este sector y como pacientes debemos dejar que sean los profesionales los que nos aconsejen, pues ellos van a pensar en nuestra salud y decirnos que es lo que realmente puede ayudar a que tengamos una mejor sonrisa, siempre combinado con la mejor funcionalidad.

Así que ya sabes, a visitar al profesional y a tener mesura en cuanto a los tratamientos a realizar.

Deja una respuesta