Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cuidar nuestro cuerpo es la mayor muestra de amor propio.

shutterstock_1897134805(FILEminimizer)

Escuchamos mucho últimamente que debemos cuidar nuestra alma y nuestra mente para estar sanos y fuertes ante las dificultades de la vida y desarrollar una correcta autoestima. Sin embargo, hay algo que también podemos hacer por nosotros mismos y que sin duda representa un gran acto de amor propio; cuidar nuestro cuerpo.

Es bueno cultivar la mente y sentirnos equilibrados mediante la meditación y otras técnicas que nos traen paz interior, pero en realidad, pocos nos paramos a pensar realmente en cómo se siente nuestro cuerpo día a día.

Poco nos preguntamos qué acciones realizamos y cuáles no realizamos para mantenernos más sanos, y a veces es tan sencillo cómo escuchar qué desea nuestro cuerpo o saber en qué situaciones necesitamos visitar a un médico. Por ello, vamos a abordar este tema y vamos a presentar a continuación las siguientes maneras que existen de cuidar nuestro cuerpo y darnos todo el amor que merecemos, por dentro y por fuera.

¿Qué maneras existen de cuidar nuestro cuerpo?

Conocemos muchas maneras de cuidar nuestro cuerpo, y algunas son bastante sencillas, pero poco nos paramos a tomar conciencia de ello y cuidarnos en profundidad. Entre ellas podemos encontrar las siguientes:

– Mantén una dieta saludable.

Tendemos a pensare que si comemos poco estaremos más sanos ¡y nada más lejos de la realidad! Las personas necesitamos una cantidad de comida diaria para poder rendir física y mentalmente, y no pasa nada malo por comer de vez en cuando un dulce o unas patatas fritas. En la moderación, está el secreto. Por supuesto es importante mantener un peso saludable y consumir alimentos nutritivos que puedan proporcionar los nutrientes esenciales que nuestro cuerpo necesita para mantenerse saludable.

Si vamos a hacer dieta de alguna manera, es recomendable que asistamos al endocrino o preguntemos a nuestro médico, ya que hacer dieta es como auto diagnosticarse una medicina; realmente no sabemos qué consecuencias en la salud podrían estar acarreando. Tal es el caso como el del famoso ayuno intermitente, que ha causado furor entre las personas pero que se desaconseja sin revisión médica dado que podría causar problemas graves como la infertilidad, según nos cuenta en el periódico digital Republica.

– Hacer ejercicio regularmente.

El ejercicio regular puede ayudar a mantener una buena salud cardiovascular, mejorar la fuerza y resistencia física, reducir el riesgo de enfermedades crónicas y mejorar el bienestar mental.

– Dormir lo suficiente.

Una buena cantidad de sueño es esencial para mantener un cuerpo saludable. La mayoría de los adultos necesitan entre 7 y 9 horas de sueño cada noche para un rendimiento óptimo.

– Reducir el estrés.

El estrés crónico puede tener un impacto negativo en la salud física y mental. Reducir el estrés a través de la meditación, el yoga, el ejercicio o la relajación puede ayudar a mantener una buena salud.

– Limitar el consumo de alcohol y tabaco.

El consumo excesivo de alcohol y el tabaco pueden tener un impacto negativo en la salud física y mental. Limitar el consumo de estas sustancias puede ayudar a mantener una buena salud.

– Mantener una buena higiene personal.

Mantener una buena higiene personal, como lavarse las manos regularmente, puede ayudar a prevenir la propagación de enfermedades y mantener una buena salud general.

Asimismo, mantener una correcta higiene bucal es muy importante y no debemos de pasar por alto una visita al dentista una vez al año, para revisión. La revisión es muy importante y no debemos dejar de ir por motivos económicos, ya que existen clínicas económicas y de confianza que pueden solucionar nuestros problemas antes de que se tornen más grandes. Te recomendamos visitar Clinica Dental Gaudi  para comprobarlo tú mismo.

¿Qué ocurre cuando el cuerpo nos está avisando de que algo marcha mal y no le hacemos caso? Hay muchas maneras a través de las cuáles nuestro cuerpo nos avisa, ya que es un mecanismo de defensa contra las enfermedades. Nuestro objetivo es atender estas señales en todo momento para poder solucionar cualquier problema.

¿De qué maneras nos avisa nuestro cuerpo de que algo falla?

El cuerpo tiene varias formas de avisarnos de que hay un problema de salud. Algunas señales de que algo puede estar mal incluyen:

  1. Dolor.

El dolor puede ser una señal de que algo no está bien en nuestro cuerpo. Esta señal puede manifestarse a través de una sensación de ardor, pinchazo, opresión, dolor sordo o agudo y puede ser constante o intermitente.

Es importante conocer nuestro cuerpo y saber diferenciar correctamente cuándo es un problema mayor y persistente o es algo puntual, para así evitar sustos innecesarios. Sin embargo, en todo momento debemos tener presente asistir al médico para cuidar nuestro cuerpo si observamos que este problema va a más.

  1. Cansancio constante.

Si sientes mucho cansancio de manera constante, puede ser una señal de que algo no está bien en el cuerpo. La fatiga puede ser un signo de una variedad de problemas de salud, como la anemia, depresión, trastornos de la tiroides o enfermedades crónicas. Una analítica de sangre podrá determinar correctamente si todo va bien o si necesitamos algún tratamiento o dieta que mejore nuestra situación.

  1. Cambios en la piel.

La piel nos puede avisar de una gran variedad de problemas de salud. Por ejemplo, la aparición de erupciones, lesiones o manchas pueden ser signos de infección o enfermedades de la piel. Debemos estar atentos a si algo diferente ocurriera para poder prevenir el problema, así como visitar a nuestro dermatólogo si sospechamos que algo no anda bien.

  1. Cambios en la orina.

La orina puede ser una fuente de información importante sobre la salud del cuerpo. Cambios en la frecuencia de la micción, color, olor, consistencia, o la presencia de sangre pueden ser signos de problemas de salud.

  1. Falta de apetito y pérdida o ganancia de peso.

Los cambios en el apetito o el peso pueden ser signos de problemas de salud. La pérdida o ganancia de peso sin motivo aparente o la falta de apetito pueden ser señales de un problema de salud subyacente.

  1. Pérdida repentina de la visión, el habla o la audición.

Cualquier pérdida repentina de la visión, el habla o la audición puede ser una señal de un problema de salud grave y debe ser evaluado por un médico. No debemos de dejarlo pasar ante ninguna situación, ya que esto podría empeorar nuestro estado.

  1. Fiebre.

La fiebre es un método de aviso que presenta nuestro cuerpo cuando está luchando contra una enfermedad, virus o infección, por lo que tenerla es una gran señal de que algo está ocurriendo y debemos prestarle atención mediante una visita a nuestro médico. Una fiebre alta (superior a 38 grados de temperatura) puede ser una señal de una infección o enfermedad, mientras que una fiebre de más de 39 grados requiere atención médica e incluso ingreso en hospital si no consigue bajar. Es un problema que no debemos pasar por alto ni normalizar, ya que tiene solución rápida y visitar al médico nos permite luchar contra la enfermedad más seguros que nunca.

  1. Dificultad para respirar.

Si te cuesta respirar puede ser signo de ansiedad, estrés o de algo más grave como asma o una reacción alérgica. Es necesario buscar atención médica para poder abordar el problema correctamente y adoptar las medidas de seguridad pertinentes, como un inhalador.

También puedes estar sufriendo problemas para respirar al subir unas escaleras o hacer deporte, y esto puede ocurrir al inicio de un entrenamiento si no estás acostumbrado. De todas maneras, es importante escuchar a nuestro cuerpo y pedir ayuda cuando sea necesario.

Debemos prestar atención a los cambios en el cuerpo y buscar atención médica si hay alguna preocupación es una buena práctica para mantener la salud y prevenir problemas de salud mayores.

Recordemos que cuidar nuestro cuerpo es esencial para llevar una vida sana. Algunos actos que podemos tomar como medidas para ello puede ser reducir la ingesta de azúcar en los alimentos, beber más agua (mantenernos hidratados) respetar las horas de sueño, no comer de manera tan seguida alimentos ricos en grasa o de establecimientos de comida rápida, respirar aire puro y por supuesto movernos para no caer en el sedentarismo.

Son medidas sencillas que no requieren un gran esfuerzo por nuestra parte, puesto que, si nos amamos a nosotros mismos, nos cuidaremos y buscaremos ayuda cuando sea necesario como haríamos con nuestros seres queridos, así que no lo olvides. Cuidar tu cuerpo y tu mente es el mayor acto de amor propio que puedes hacer por ti mismo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest