Visitar un entorno sostenible alivia nuestros problemas psicológicos

Visitar un entorno sostenible alivia nuestros problemas psicológicos

Por fin parece que se están empezando a tener en cuenta todos los problemas psicológicos que afectan al ser humano y que antes no servían ni siquiera para adquirir una baja médica. Hay una cosa que es necesario tener en cuenta antes de continuar con este artículo: los dolores de nuestra mente pueden llegar a ser más potentes y más difíciles de eliminar que los físicos. Y eso no ha sido fácil de explicar, sobre todo, a personas que no han sufrido en alguna ocasión problemas derivados de la psique humana.

Lo que es desconocido para el gran público todavía a día de hoy es que la psicología y el cuidado de nuestro medio ambiente están íntimamente relacionadas, mucho más de lo que nos podemos llegar a pensar. Por poner un ejemplo, podríamos preguntarnos si realmente es feliz una persona que vive en el centro de Madrid y que tiene que estar sometida de manera continua al ruido que provocan los vehículos, la alta densidad de personas, la alta contaminación del aire circundante y, a fin de cuentas, todo lo que tiene relación con el trajín habitual de una gran ciudad.

Está más que demostrado que los lugares que presentan un grado alto de contaminación reúnen menos cualidades para hacer feliz a una persona. La explicación es simple: la contaminación conduce, en un enorme volumen de casos, a problemas como la ansiedad o el estrés, problemas que son muy típicos a día de hoy en las ciudades y no solo en las grandes, sino también en las que presentan un tamaño algo más reducido. Es un problema genérico de la sociedad y que tiene una conexión directa con el entorno en el que vivimos.

Una noticia que fue publicada en la página web de Psicología Científica indicaba que existe una ciencia como la psicología ambiental, que es la que estudia esa relación que antes comentábamos. La noticia también apunta que, al menos por ahora, esta es una ciencia que puede considerarse como desconocida para el público en general, si bien es más necesaria que nunca para paliar muchos de los problemas que puedan padecer las personas que pueblan la Tierra en estos instantes. No cabe la menor duda de que una mejora en el medio ambiente supondría una mejora en la salud mental de las personas.

Otra noticia, en este caso publicada en la página web del diario El Día, indicaba que se había producido, en Guajara (Tenerife) una especie de congreso en el que se unían psicología y medio ambiente y en el que iban a tratarse cuestiones que pudieran afectar o tener que ver con estas dos cuestiones. Lo que es evidente es que, si existe este tipo de eventos, es porque hay una relación que ya se encuentra fuera de toda duda entre las dos materias de las que venimos hablando. Una relación que, en la actualidad, es más potente que en cualquier otro momento pasado.

Numerosos estudios apuntan que el entorno en el que vivimos condiciona en buena medida nuestra salud mental. Es precisamente por este motivo por el cual está aumentando el número de psicólogos que, para resolver buena parte de los problemas de sus pacientes, les están recomendando un viaje a una zona rural en la que tengan la posibilidad de descansar y permanecer alejados de todo lo que rodea hala siempre agobiante vida en la gran ciudad. Es precisamente esto lo que nos han transmitido desde Psicólogo en Valladolid – Vanessa Sanz.

La tranquilidad, la mejor compañera para nuestra mente 

Todo el mundo parece estar de acuerdo cuando se afirma que la tranquilidad es una de las mejores maneras de hacer posible un descanso para nuestra mente. La tranquilidad es uno de los beneficios más importantes de la vida rural, de la que hemos hablado más arriba. Por eso existe la tendencia entre los profesionales de la psicología de recomendar un viaje a una zona rural y en la que todo lo que nos afecta mientras vivimos en la gran ciudad desaparezca, aunque solo sea por unos días. Es una cuestión de salud mental y que tenemos que valorar cuando problemas como la ansiedad, el estrés, la desmotivación o el agobio vengan a visitarnos.

No cabe la menor duda de que hay que tomarse este asunto en serio para evitar que los problemas que podamos tener en lo que respecta a nuestra psicología se recrudezcan. Está claro que hay que tener mucho cuidado con ese tipo de cosas. No se trata de asuntos que no tengamos que calificar como importantes. Si no seguimos esta recomendación, es posible que la gravedad del asunto sea mucho mayor de la que, en principio, hubiéramos creído y que desarrollemos problemas de autoestima que hagan que la vida sea algo más difícil para nosotros.

Deja una respuesta