Los motores reconstruidos, una alternativa ecológica

Los motores reconstruidos, una alternativa ecológica

El coche es el vehículo por excelencia en prácticamente todo el mundo. La mayoría de los vehículos que se producen a lo largo y ancho del mundo son de este estilo. Su comodidad, la facilidad con la que se pueden aparcar y su relación entre el servicio que proporcionan y el coste al que los podemos adquirir hacen de la confianza que depositan en ellos millones de personas algo habitual. Y es que no hay vehículo en el mundo que sea más ideal tanto para una sola persona como para una familia.

No obstante, disponer de un vehículo de estas características también puede ser sinónimo de padecer una buena nómina de problemas. El primero de ellos tiene que ver con las roturas que puede sufrir ese vehículo en algún momento de su vida útil, que pueden salirnos muy caros y que incluso pueden inutilizar al vehículo. Uno de esos problemas no es otro que la rotura del motor, algo que desde luego es un problema de primera magnitud y que puede hacer que el coche en cuestión sufra unos daños irreparables.

Este tipo de problemas suele ser más habitual en vehículos que son más antiguos. Y en España esta situación es de lo más habitual. Según un artículo publicado por el diario El País, seis de cada diez coches españoles tienen más de diez años, algo que pone de manifiesto que las averías del motor pueden ser uno de los problemas más habituales entre los conductores nacionales. Prevenir esta situación es la mejor manera de que, en nuestro país, nadie sufra ningún imprevisto que le deje en fuera de juego durante un día.

Un artículo de El Clasificado ponía de manifiesto las ventajas que tienen, por ejemplo, los motores reconstruidos en vehículos como de los que estamos hablando. Entre otras cosas, varios de los aspectos positivos de estos motores era que eran de una calidad mejor de los que venían de fábrica, que permiten ahorrar una mayor cantidad de gasolina, que son ecológicamente más eficientes que el resto y que suelen ser tratados por profesionales de lo más cualificados. Con estos argumentos, parece ser que un motor reconstruido puede ser una buena noticia para nuestro medio ambiente. Y esa es una excelente noticia.

Tendemos a creer, por regla general, que para mejorar la contaminación que generan nuestros coches puede reducirse simplemente reduciendo la gasolina o gasoil que empleamos en él. Pero hay más razones y más maneras de conseguirlo. Una de ellas es la de utilizar un motor reconstruido, que es ecológicamente más eficiente que uno normal según nos han indicado desde Reconstruidos Mober. Esto explica que cada vez más personas estén viendo en este tipo de aparatos una manera de hacer a sus coches más respetuosos con su entorno.

Una necesidad global

Ésta, como hemos apuntado, es solo una manera de hacer posible que vivamos en una sociedad cuyo medio ambiente sea más limpio y esté más libre de la polución, que cada día y por desgracia es más común entre nuestras ciudades. Sin embargo, también es necesario decir que es vital que también reduzcamos la dependencia de los combustibles fósiles, que tienen fecha de caducidad y que no van a ser de utilidad por los siglos de los siglos.

De la suma de una cosa y la otra se pueden conseguir grandes resultados. No cabe duda de que terminar con la contaminación es un asunto delicado y que es muy difícil. Pero más difícil será si la lucha no se intensifica. El tráfico rodado que existe a día de hoy en nuestros países es enorme y la solución no es terminar con él, como mucha gente cree, sino convertirlo en algo más eficiente y hacer de eso algo más rutinario, más habitual. De este modo, todos saldremos ganando.

El mundo se enfrenta a un desafío que es más grande de todos cuantos se nos han presentado a los humanos. La Tierra está dando señales de debilidad ante la enorme cantidad de contaminación que nos invade. Es preciso hacer algo y hacerlo ya. Y apostar por alguna de las cosas que hemos mencionado a lo largo de estas líneas es una de las maneras de aportar nuestro granito de arena a que esto cambie. Hagámoslo por nuestros hijos y nietos. Ellos podrían pagar las consecuencias de todos nuestros excesos.

 

Deja un comentario