Los hoteles han iniciado su apuesta por la reducción de consumo energético

Los hoteles han iniciado su apuesta por la reducción de consumo energético

Nos encontramos en un momento de la Historia en el que es más necesario que nunca reducir el consumo energético de cada una de las viviendas. Es algo indispensable y que la Tierra demanda desde hace muchos años. Parece que ahora, después de muchos problemas y de que nos estamos dando cuenta de que esto es algo necesario y que, si no lo acometemos de manera inmediata, vamos a tener muchos más problemas de los que teníamos previstos en un principio. Eso ha hecho que empecemos a reaccionar. Y menos mal.

Es cierto que España no es uno de los países que mayor consumo energético genera. Otros, como Estados Unidos o China, por volumen de población o de industrias, tienen un consumo bastante más grande. Pero no cabe la menor duda de que en nuestro país podemos hacer algo más. Somos 46 millones de españoles en el interior de nuestras fronteras, pero recibimos la visita de una gran cantidad de turistas durante todo el año y eso hace que tengamos un consumo que, si bien no es el mayor del mundo, es importante. Y tenemos que encontrar la manera de reducirlo.

Cabe preguntarse, una vez llegados a este punto, si es posible que en lugares como lo pueden ser los hoteles españoles es posible reducir el consumo energético. Un artículo publicado en la página web de Endef hacía referencia a esta cuestión haciendo hincapié en que, en los hoteles de nuestro país, sí que es posible hacerlo. De hecho, el 21% de los hoteles que operan en el interior de nuestras fronteras lo ha hecho, algo que es meritorio y que debe servir de ejemplo al 79% restante, que debe asumir como propias las tareas de reducción energética que están sacando adelante una de cada cinco entidades del sector.

Otro artículo, en este caso publicado en el portal web Hosteltur, informaba de que España sigue siendo el líder en lo que respecta al número de pernoctaciones en Europa. Y es que nuestro país lidera este ránking con 471 millones de pernoctaciones, al menos en lo relativo al año 2017. Se trata de una cifra que pone de manifiesto la gran capacidad que tiene nuestro país para acoger a turistas y que también deja entrever el tremendo consumo energético que se desprende de ello y que es necesario reducir a la máxima brevedad posible.

Son muchos los hoteles que han tomado iniciativas de cara a reducir la dependencia de energías no renovables y su consumo energético. Es algo que tiene una importancia vital para nuestra sociedad y que engloba una parte muy importante de la responsabilidad social corporativa de estas entidades. Hemos dispuesto de unos minutos para charlar con la Dirección del hotel Mercer Sevilla. En dicha reunión, hemos podido conocer que dicha entidad, con apenas unos años de vida, ya se ha puesto manos a la obra para disminuir ese consumo de una manera considerable, algo de lo que debe tomar nota un importante abanico de entidades del sector.

El tiempo corre en nuestra contra

No disponemos de mucho tiempo para intentar cambiar males como lo son el efecto invernadero o el cambio climático. De hecho, muchos expertos aseguran que ya es inevitable lo segundo. Lo cierto es que estamos en una situación muy complicada y que, si no nos ponemos a trabajar desde ya, va a ser muy complicado frenar o, como mínimo, suavizar los efectos de estos males. Por eso es importante que desde cada empresa y vivienda se pongan todos los medios posibles para disminuir ese consumo energético y dejar respirar a nuestra madre Tierra.

Por desgracia, no todo el mundo se toma tan en serio este tipo de asuntos. Es una verdadera lástima comprobar cómo hay empresas y familias enteras a las que este tema les es exactamente igual. La sociedad tiene que condenar de alguna manera este tipo de actitudes. No tenemos la menor duda de que, desde las administraciones públicas, se va a comenzar a tener una mano más dura con quien no cumpla con los mínimos establecidos a este respecto. Es un buen primer paso. Pero necesitamos la colaboración de todos y todas. Si no, tendremos muy complicado ver mejorar nuestro entorno.

Las generaciones venideras nos agradecerán todos y cada uno de los esfuerzos que realicemos en preservar nuestro entorno. Pero también se designarán con muchas de las personas y empresas que nos son contemporáneas. Porque se puede hacer mucho más por cuidar de nuestra Tierra. Mucho más. Tenemos los conocimientos necesarios, los medios que hacen falta para conseguirlo y el capital humano para llevar a cabo grandes proyectos en este sentido. Lo único que nos hace falta es actitud. Si nos proponemos tenerla, estamos convencidos de que cambiarán muchas cosas, a mejor, en este mundo.

 

Deja un comentario