Disfraces ecológicos en familia

Disfraces ecológicos en familia

A los españoles nos encanta eso de disfrazarnos. La época más importante es la de Carnaval, donde aprovechamos para salir a la calle y pasarlo en grande. En algunas ciudades como Cádiz o Tenerife es todo un acontecimiento. Sin embargo en los últimos años también ha aumentado el disfrazarse por Halloween, Navidad e incluso en las fiestas de verano. Son muchos los pueblos que entre sus eventos estivales incluyen una fiesta de disfraces. Y es que no hay nada mejor como ponerte en la piel de otro y pasarlo bien.

Yo siempre recordaré mi época de crío, cuando le dábamos a la imaginación para poder disfrazarnos. Cualquier cosa nos servía. Ahora por suerte, todo ha avanzado, y puedes tener cientos de disfraces originales y de cada época. Solo hay que entrar en La Casa de los Disfraces para comprobarlo. Disfraces medievales, disfraces de carnaval, disfraces de Halloween, disfraces para bebés, de adulto… pero tenemos mucho más: estamos especializados también en todo tipo de decoración para fiestas y decoración para Halloween. Y sin ir más lejos, guirnaldas, farolillos, piñatas, confetis relacionados con el Mundial de Rusia. Aunque nunca será de buen recuerdo para España, por la eliminación, el caso es pasarlo bien.

Ahora bien, lo de disfrazarse no tiene porqué estar reñido con no ser respetuoso con el medio ambiente. Puedes disfrazarte en tu casa, en familia, y tener disfraces que no contaminan. El plástico de las bolsas y los plásticos que desechan las tiendas de ropa y tintorerías pueden servirte para elaborar capas y otras fantasías de Carnaval. Recuerda que a partir del 1 de julio de 2018, todos los establecimientos están obligados a cobrarte la bolsa. Crea un vestido metálico futurista, por ejemplo. La idea es poner a volar tu imaginación. Usa pinturas para colorearlo, escarcha u otro tipo de adornos para llevar a cabo tu diseño.

Sustancias químicas

Si los niños se animan a confeccionar su propio disfraz, lo ideal será estar atento en lo que se refiere al uso de sustancias químicas. Procura no usar pegamentos tóxicos o inflamables. Recuerda que ante todo, lo ideal es preservar el medio ambiente, ahorrar materia prima y reutilizar lo que tenemos a la mano de forma saludable.

La cartulina también sirve para elaborar sombreros de todo tipo. Los textiles que no uses, pueden ayudarte a confeccionar chalecos, bufandas, capas y mantas. Los botones que tengas guardados y los juguetes que has dejado a un lado, pueden serte de gran utilidad también.

Con todos estos elementos puedes hacer disfraces muy originales que seguro que llaman la atención de los más pequeños de tu casa.

Si quieres hacer un disfraz de dinosaurio, tendrás que utilizar varias cajas de cartón y pegarlas hasta conseguir una forma muy parecida al del divertido Rex de Toy Story. El único momento complicado de este diseño es cuando tengas que dejar el hueco para que quepa tu hijo y pueda sacar sus pequeños brazos. Además, ambos podéis pintar el cartón de color verde y pasároslo genial durante unas horas.

Están muy de moda por lo que disfrutaréis del Carnaval con más de un amigo disfrazado con los trajes de vuestros superhéroes favoritos. De este modo puedes crearte tu propio martillo de Thor con papel de aluminio y cartón, las capas de Batman y Supermán con bolsas de basura negras y rojas, respectivamente, y el escudo del Capitán América con cartón y tiras de cartulina.

Sin contaminar

Si quieres uno que no contamina, pero además fácil y económico, la momia es tu solución. Con un pantalón y una camiseta blancos, unas cuantas vendas y un poco de kétchup y mostaza… tendrás un disfraz de momia. Es de los disfraces más recurrentes y sencillos de fabricar. Ojo con las manchas del kétchup porque puedes dejar al resto de amigos como un Cristo.

Has visto que fácil y divertido es disfrazarse de manera ecológica y en familia. Además estas actividades sirven para pasar tiempo con tus hijos y fortalecer los lazos, que durante los días de la semana, muchas veces no somos capaces de sacar ni una hora para pasarla junto a ellos. Ahora solo es cuestión de tener ganas de pasarlo bien y de ponerte en la piel de otro personaje. ¿Cuál es tu personaje favorito?

Deja un comentario