La degradación del medio ambiente conlleva problemas psicológicos nuevos para los seres humanos

La degradación del medio ambiente conlleva problemas psicológicos nuevos para los seres humanos

La manera en la que se va transformando nuestra vida afecta directamente a nuestra manera de ser. No cabe la menor duda de que, si algo afecta a la personalidad del ser humano, es el contexto en el que se halla, tanto el contexto social (nuestras amistades, familia, trabajo…) como el natural (ciudad en la que residimos y todas las características que la rodean). En estas líneas, vamos a hacer referencia a ese contexto natural del que os hablamos y que, desde luego, tiene más que ver que nunca con nuestro modo de vida.

Es evidente que, en los tiempos en los que nos encontramos, a nadie le sorprende que vivir en un lugar influye directamente en el estado de ánimo y en la manera de ser de la gente que la habita. No es lo mismo vivir en un pequeño pueblo de montaña que en la mismísima capital de España. Nadie duda de que una ciudad como Madrid es realmente estresante y que eso puede general un buen monojo de inconvenientes para su vida. Como es lógico, si vivimos en ese pueblo de montaña al que nos referimos seguro que nuestra calidad de vida es bastante mejor.

Una noticia de la página web del diario El País informaba acerca de cómo va a cambiar nuestro comportamiento y nuestra manera de ser con el cambio climático. Es aquí donde entra el concepto de estrés térmico, un asunto con el que nos tenemos que ir familiarizando porque va a formar parte de nuestra vida más pronto que tarde. Según la noticia, este asunto es el «malestar que experimenta el ser humano cuando sus funciones quedan afectadas por la diferencia de temperatura externa ambiental y la interna». Se trata de un caso que ya es habitual en muchas personas ahora mismo.

Otra información, vertida en el diario La Opinión de Coruña, indicaba cómo el cambio climático afecta a la salud mental de la gente, algo que ya está reconocido por los expertos y que, desde luego, influye en la calidad de vida de las personas. En la noticia se habla de cómo aumenta el nivel de estrés si lo hace la temperatura media del planeta, haciendo referencia a eso que indicábamos en el párrafo anterior y que mencionábamos como estrés térmico. Es evidente que es fundamental evitarlo, pero es complicado teniendo en cuenta que nos estamos cargando el planeta a pasos agigantados.

Los efectos psicológicos de un asunto como el cambio climático son cada vez más potentes y hay que hacer hincapié en su resolución. Existe toda una legión de psicólogos que han notado que los efectos del aumento del estrés térmico se han empezado a notar en los últimos años entre los ciudadanos y ciudadanas españolas. Eso es lo que nos han transmitido, al menos, desde Psiquiatra Dr. Hernández. Los problemas, según sus profesionales, son cada vez más y más importantes. Es algo con lo que debemos tener cuidado y que, en efecto, puede implicar grandes complicaciones para nuestra vida.

Se necesita trabajo por parte de todos los estamentos sociales

No cabe la menor duda de que el cambio climático es uno de los asuntos más complicados de gestionar de todos cuantos afectan a la Tierra en los momentos que corren. Y es que no solo es un tema que amenaza a la vida de todos y cada uno de los seres humanos que pueblan la Tierra, sino que además es algo que requiere de la actuación de todas esas personas en nombre de instituciones como las diferentes administraciones territoriales u organizaciones sin ánimo de lucro.

Es evidente que, además de todo lo que estamos comentando, todos y cada uno de nosotros seamos capaces de tener un ejercicio de responsabilidad por el cual empecemos a ejercer una acción que sea beneficiosa para nuestro medio ambiente. No cabe la menor duda de que esta es una de las grandes necesidades de nuestra Tierra, una necesidad que hay que cubrir y con la que daremos respuesta ante una de las amenazas más grandes a las que se enfrenta el ser humano en la actualidad y también de cara a los años que están por venir.

Estamos en un momento en el que, o empezamos a tomarnos en serio un asunto como el del cuidado de nuestro medio ambiente, o pagaremos las consecuencias de nuestros actos. Es algo evidente y que no puede esperar más. Hay que tener bien claro que esta es una cuestión de vida o muerte y que de eso depende el futuro nuestro y el de las generaciones venideras. ¿Y acaso hay algo que sea más importante que eso? Creemos firmemente que no y que, precisamente por ese motivo, hay que apostar más que nunca por el cuidado de nuestro medio ambiente.

Deja una respuesta