Las calderas de pellets, son las más fáciles y rápidas de colocar, compactas, con una alimentación sencilla,  y se suelen usar en viviendas unifamiliares y en edificios grandes. La alimentación con pellets suele ser por aspiración. La caldera se coloca en el lugar óptimo considerando la chimenea, y los pellets son succionados por un sistema de aspiración con dos mangueras. La cámara de combustión suele ser pequeña y compacta, ya que los pellets arden mejor amontonados y en espacios compactos. La eliminación de la ceniza es sencilla, ya que este combustible genera poca ceniza.
El turismo rural ha pasado a ser una alternativa de lo más atractiva a los típicos destinos de sol y plata. Lo que hace es fomentar una experiencia donde la naturaleza y el entorno son las estrellas. Los turistas que eligen esta clase de turismo lo que quieren es huir de las aglomeraciones, disfrutar de un verano tranquilo y un paisaje de esos que no se olvidan. Curiosamente, cerca de la mitad de los ecoturistas eligen casas aisladas que tengan elementos como una piscina o barbacoa.