A los españoles nos encanta eso de disfrazarnos. La época más importante es la de Carnaval, donde aprovechamos para salir a la calle y pasarlo en grande. En algunas ciudades como Cádiz o Tenerife es todo un acontecimiento. Sin embargo en los últimos años también ha aumentado el disfrazarse por Halloween, Navidad e incluso en las fiestas de verano. Son muchos los pueblos que entre sus eventos estivales incluyen una fiesta de disfraces. Y es que no hay nada mejor como ponerte en la piel de otro y pasarlo bien.
Da mucha pena y vergüenza a la vez ver cómo los océanos están inundados de plásticos de todas las clases, incluyendo bolsas de basura. Esto es un problema muy grande para la flora y la fauna marina, que pueden verse atrapados en estos plásticos provocando su muerte, lo que es realmente triste. Pero los humanos también tenemos que preocuparnos de que hayan tantos plásticos en las aguas, ya que se están desprendiendo componentes que pasan directamente al agua y que contaminan a los peces que luego pescamos e ingerimos. Esto puede provocar intoxicaciones y enfermedades nada deseables.
Cada vez que leemos, escuchamos o vemos las noticias nos encontramos con una gran cantidad de información respecto al cambio climático, y es que por primera vez en la historia de la humanidad, estamos muy cerca de llegar a un punto irreversible el cual una vez traspasado, cambiará la Tierra tal y como la conocemos hoy en día.
La Tierra vive uno de sus momentos más críticos. Mejor dicho, lo lleva viviendo desde hace ya muchos años. ¿La causa? La presión que le está ejerciendo el ser humano, especialmente en lo referido a la cantidad de emisiones contaminantes que se produce a lo largo y ancho del planeta. La polución que se experimenta en la actualidad ha adquirido tintes como los que jamás se habían producido hasta la fecha. Es necesario cambiar la mentalidad y darnos cuenta, de una vez por todas, de lo importante que es comenzar a rebajar las emisiones. Las consecuencias no las van a sufrir nuestros hijos solamente. También nos puede condicionar a nosotros.
Cuando yo digo que este mundo no funciona lo digo por algo, y es que cada vez veo más cosas contradictorias. Por un lado nos dicen que hay que reciclar, cuanto más mejor, para no tener necesidad de crear nuevos productos con nuevos materiales o, si no podemos reciclar el producto en sí, al menos que los materiales con los que se fabrica el nuevo sean reciclados. Tiene lógica ¿verdad? Pero, entonces… ¿por qué se empeñan en asustar a la población con que para “x” año todos los vehículos de gasolina o diesel deben desaparecer y ser todos eléctricos? Si reciclamos y reciclamos eso será inviable.