España es un país que tiene mucho de lo que presumir: el clima, la hospitalidad de sus gentes, su gastronomía, su cultura, sus montañas… Se sitúa en un lugar privilegiado y de eso sus ciudadanos, orgullosos, no tienen ninguna duda. Pero, por supuesto, no todo lo que rodea a nuestro país es positivo. También puede crecer en otros muchos aspectos en los que no está cumpliendo con las expectativas que se le marcan, por ejemplo, desde Europa. Uno de esos puntos es el de la contaminación.