Hablar de salud es hacerlo de una buena nómina de asuntos que, en muchas ocasiones, no tienen nada que ver unos con otros. Tener problemas de salud puede llevar asociado desde un cáncer hasta una torcedura de tobillo. Es evidente que este es un campo muy amplio y que no siempre reviste de la misma gravedad. Sin embargo, hay que tener en cuenta que todo es importante y que no hay que priorizar unas cosas sobre otras, sino tratar de conseguir estar bien en todos los sentidos.
El cuidado del medio ambiente se ha convertido de un tiempo a esta parte en uno de los asuntos más relevantes y también más preocupantes ante los que se enfrenta la sociedad en su conjunto. La situación en muchos puntos de nuestra Tierra empieza a ser preocupante. La enorme contaminación que caracteriza el día a día en nuestro planeta ha terminado ya con bastantes especies animales, millones de plantas y también muchísimos ecosistemas. Los polos se deshacen poco a poco y la temperatura media cada día es más alta. Aunque parece el argumento de una película de Hollywood, no lo es. Es la realidad.
El coche es el vehículo por excelencia en prácticamente todo el mundo. La mayoría de los vehículos que se producen a lo largo y ancho del mundo son de este estilo. Su comodidad, la facilidad con la que se pueden aparcar y su relación entre el servicio que proporcionan y el coste al que los podemos adquirir hacen de la confianza que depositan en ellos millones de personas algo habitual. Y es que no hay vehículo en el mundo que sea más ideal tanto para una sola persona como para una familia.
El cuidado del entorno en el que vivimos y el de nuestro planeta depende de un buen abanico de cuestiones. En la actualidad, dos son los factores en los que se viene trabajando con una mayor amplitud y que están siendo desarrollados por parte de todas las administraciones públicas: la reducción de la emisión de gases tóxicos a nuestra atmósfera y, por otro lado, en el aumento del número de personas y organizaciones que apuesten por el reciclaje. Son dos objetivos loables, compatibles y muy beneficiosos para nuestra Tierra.
España es un país en el que la apuesta por las energías renovables ha sido quizá algo intermitente en sus inicios pero bastante importante en la actualidad. En efecto, los sucesivos gobiernos han ido comprendiendo la necesidad de preservar los recursos naturales y apostar por el reciclaje de todo tipo de productos y energías. Ahora, esta partida es ineludible en cada debate sobre los Presupuestos Generales del Estado y el asunto tiene una importancia cada vez mayor para los ciudadanos.
La Tierra vive uno de sus momentos más críticos. Mejor dicho, lo lleva viviendo desde hace ya muchos años. ¿La causa? La presión que le está ejerciendo el ser humano, especialmente en lo referido a la cantidad de emisiones contaminantes que se produce a lo largo y ancho del planeta. La polución que se experimenta en la actualidad ha adquirido tintes como los que jamás se habían producido hasta la fecha. Es necesario cambiar la mentalidad y darnos cuenta, de una vez por todas, de lo importante que es comenzar a rebajar las emisiones. Las consecuencias no las van a sufrir nuestros hijos solamente. También nos puede condicionar a nosotros.
España es un país que tiene mucho de lo que presumir: el clima, la hospitalidad de sus gentes, su gastronomía, su cultura, sus montañas… Se sitúa en un lugar privilegiado y de eso sus ciudadanos, orgullosos, no tienen ninguna duda. Pero, por supuesto, no todo lo que rodea a nuestro país es positivo. También puede crecer en otros muchos aspectos en los que no está cumpliendo con las expectativas que se le marcan, por ejemplo, desde Europa. Uno de esos puntos es el de la contaminación.