Nuestra Tierra se ha enfrentado en los últimos años a una degradación de su medio ambiente y de todos y cada uno de los factores que hacen posible la vida humana en su superficie. El ser humano ha vivido por encima de sus posibilidades en lo que a consumo se refiere y es hora de que planteemos una nueva estrategia para intentar que eso no repercuta en el estado de salud del planeta. La estrategia ha consistido, en una de sus puntas de lanza, en apostar por un conjunto de energías renovables que han sido diseñadas para salvarnos de la devastación más absoluta.