La manera en la que se va transformando nuestra vida afecta directamente a nuestra manera de ser. No cabe la menor duda de que, si algo afecta a la personalidad del ser humano, es el contexto en el que se halla, tanto el contexto social (nuestras amistades, familia, trabajo...) como el natural (ciudad en la que residimos y todas las características que la rodean). En estas líneas, vamos a hacer referencia a ese contexto natural del que os hablamos y que, desde luego, tiene más que ver que nunca con nuestro modo de vida.