Un absceso dental se refiere a la acumulación de pus causada por una infección bacteriana. Se puede producir en diferentes regiones del diente y por distintos motivos. Hay dos tipos: el periapical, que se produce en la punta de la raíz, y los abscesos periodontales, que se produce en las encías, al lado de la raíz del diente. En general, se puede decir que se producen como resultado de caries dentales no tratadas, una lesión o un arreglo dental anterior.  
Mediados de agosto y ya tenemos más de 1500 infectados diarios, el cómo evolucionará la pandemia es un misterio. Por un lado, hay quienes están seguros de que seguirá subiendo la curva hasta una segunda oleada en octubre y otros aseguran que ya estamos en la segunda oleada pero con mucha menor virulencia y más controlada que la primera por lo que todo pasará pronto y quedará en un mal suelo aunque, por supuesto, la precaución y el tema de las mascarillas van para largo. Por eso, y ante la incertidumbre sobre lo que pasará en pocas semanas, llevo desde principios de agosto pensando que hay que hacer algo especial para los niños.