Los productos de limpieza tradicionales que podemos encontrar en grandes superficies o tiendas especializadas tipo droguerías y demás, tienden a ser productos químicos con potentes agentes desengrasantes o desinfectantes que pueden ser fantásticos para limpiar nuestro hogar pero una auténtica bomba contaminante para nuestro planeta. ¿Cómo podemos solventar este problema?