El fútbol se ha convertido en un fenómeno de masas. Nos guste o no, hay pocos eventos en el mundo que puedan aglutinar la cantidad de gente que va a los estadios o ve los partidos por la televisión. Los datos del último Mundial de Rusia así lo certifican. La audiencia media de la selección española, en los 31 partidos disputados desde 1994 en los mundiales de fútbol, alcanza los 11,2 millones de espectadores y el 72,6% de cuota de pantalla, según el informe 'La Audiencia de los Mundiales de Fútbol', elaborado por Barlovento Comunicación en base a datos Kantar Media.
Este verano va a pasar a la historia por ser uno de los más calurosos en la última década, y no hay excusa posible, ya que el único motivo por el que esto sucede es por la contaminación global. Los aires acondicionados, la ausencia de labores de reciclaje en los hogares y en las empresas, y sobre todo una falta de políticas que fuercen el cambio son los motivos, entre otros, que nos están llevando a un verano realmente asfixiante en muchas partes de la península ibérica y en muchos otros países.
El cuidado del entorno en el que vivimos y el de nuestro planeta depende de un buen abanico de cuestiones. En la actualidad, dos son los factores en los que se viene trabajando con una mayor amplitud y que están siendo desarrollados por parte de todas las administraciones públicas: la reducción de la emisión de gases tóxicos a nuestra atmósfera y, por otro lado, en el aumento del número de personas y organizaciones que apuesten por el reciclaje. Son dos objetivos loables, compatibles y muy beneficiosos para nuestra Tierra.
Nuestro planeta cada vez está más loco, lo mismo diluvia que se pasa el cielo meses y meses sin llover. Los veranos cada vez son más cálidos pero también tenemos épocas de frío repentino que suele pillas a la mayoría de ciudadanos españoles con la guardia baja y esto provoca que los aires acondicionados estén a toda mecha en verano mientras que en invierno se suela tirar de estufas eléctricas o de gas que contaminan y suben las facturas de esos meses notablemente. Pero ¿Qué soluciones tenemos?
Las calderas de pellets, son las más fáciles y rápidas de colocar, compactas, con una alimentación sencilla,  y se suelen usar en viviendas unifamiliares y en edificios grandes. La alimentación con pellets suele ser por aspiración. La caldera se coloca en el lugar óptimo considerando la chimenea, y los pellets son succionados por un sistema de aspiración con dos mangueras. La cámara de combustión suele ser pequeña y compacta, ya que los pellets arden mejor amontonados y en espacios compactos. La eliminación de la ceniza es sencilla, ya que este combustible genera poca ceniza.
A los españoles nos encanta eso de disfrazarnos. La época más importante es la de Carnaval, donde aprovechamos para salir a la calle y pasarlo en grande. En algunas ciudades como Cádiz o Tenerife es todo un acontecimiento. Sin embargo en los últimos años también ha aumentado el disfrazarse por Halloween, Navidad e incluso en las fiestas de verano. Son muchos los pueblos que entre sus eventos estivales incluyen una fiesta de disfraces. Y es que no hay nada mejor como ponerte en la piel de otro y pasarlo bien.